Cada miembro es un ministro. Por lo tanto, nuestro compromiso es levantar una generación que dejara huella. Comprometiéndonos al gran mandamiento y a la gran comisión, para ser una gran iglesia, siguiendo el propósito de amar a Dios y amar a la gente, servir a Dios y servir a la gente.